10 Consejos para escribir mejor

Escribir es un talento como cualquier otro. Hay gente que nace con el don de escribir bien y gente que necesita trabajarlo para conseguir escribir mejor y poder redactar de una forma correcta. Para ello, desarrollar hábitos de escritura, es fundamental.

En Donatexter nos preocupamos por la calidad literaria de nuestros usuarios, ya sean escritores o lectores, ya que el fomento de la escritura y de la lectura es nuestra premisa principal.

Además, como autor de tus textos, tu público espera lo mejor de ti. Quiere que le des calidad, que los hagas sentir relajados leyendo cada una de tus palabras. Un lector siempre busca la excelencia, cuando ve faltas de ortografía o expresiones confusas, huye de ese contenido.

Por eso, hoy te traemos 10 consejos para escribir mejor. Hemos reunido los mejores consejos para depurar tu escritura y conseguir que puedas crear auténticas obras maestras literarias, ya sean novelas, relatos, poesía, microrrelatos o cualquiera de las distintas artes escritas que existen.

Escribir es un arte al alcance de cualquiera pero alcanzado sólo por unos elegidos.

Donatexter.

10 consejos para escribir mejor

Las sugerencias de escritura que vamos a detallaros son las más importantes, pero iremos dejando más pinceladas en otros posts que requieren un nivel más avanzado. Pero si controláis estas 10 recomendaciones al escribir, el éxito será vuestro.

1. Lee

El consejo más efectivo sin lugar a dudas. Leer te proporciona una amplitud léxica y semántica que no podrías aprender nunca estudiándolo concienzudamente. El ejemplo está en una persona que no habla nuestro idioma y, por mucho que lo estudie, nunca va a hablarlo ni a escribirlo exactamente igual que otra nativa.

Por si fuera poco, nuestro cerebro capta visualmente más cosas de las que percibimos y, a la hora de la ortografía, por ejemplo, es muy complicado encontrar faltas ortográficas a una persona que lee mucho. Además, te abre horizontes tales como descubrir diversas técnicas de escritura, formas de narrar en distintas personas o formas de expresarte en función de tu público objetivo.

2. Usa los puntos y las comas

Recuerdo que en la primera clase de Periodismo fue el primer consejo que me dieron. La importancia de su uso está en que el significado de una frase se puede ver alterado o, incluso, perderlo. Además, si quieres proporcionar una lectura fluida, es indispensable su uso. Es muy usual encontrar párrafos interminables de una sola oración. Las frases cortas llegan más fácilmente a tu lector y son más fáciles de digerir mentalmente. Da pausa a tus textos con un punto. Da un respiro a tus frases con una coma.

3. Dile adiós a los adjetivos y adverbios

Las descripciones rimbombante aburren al lector. Lógicamente, describir un lugar, una persona o una situación es importante para conseguir una buena narrativa, pero muchos escritores abusan de los adjetivos y adverbios. Cuando termines tu texto, revisa y observa todas las palabras susceptibles de ser eliminadas porque no estén añadiendo valor a tu texto. Por ejemplo: “verdaderamente”, “muy”, “asombroso”, o “realmente”.

Si has leído Los pilares de la Tierra, y recuerdas cada inicio de capítulo con las eternas descripciones de las construcciones eclesiásticas, sabes de lo que te hablo.

4. No repitas palabras

Tenemos la suerte de que nuestro vocabulario es extenso y rico, por lo que no hace falta repetir palabras. El uso de sinónimos o conceptos que puedan reemplazar lo que has escrito denota un nivel cultural mayor. Por supuesto, elimina todas las muletillas que puedas tener. Un texto rico en vocabulario es una oda a la escritura y una delicia para el lector.

Nota: volviendo al paso anterior, no seas pomposo tratando de demostrar una riqueza de palabras que no sea necesaria.

5. Usa herramientas para controlar las faltas ortográficas

Usa el diccionario y el corrector automático. No permitas que se cuele ninguna falta que destroce tu texto. Además, cuando tengas el texto terminado, deja que lo lea alguien y te de un feedback de cómo está escrito y de lo que ha ido entendiendo en cada parte. Puedes haberte expresado mal y haber dejado ideas que no querías transmitir.

6. Escribe un principio y un final contundentes

El principio de una obra es el gancho con el que vas a atraer al lector. Un comienzo insulso hará que parte del público abandone la lectura por falta de incentivos. Como contrapartida tenemos el desenlace, que será lo que recordará el lector a largo plazo. Iniciar y acabar con fuerza es un reclamo que valorará positivamente tu audiencia. Como idea, puedes comenzar con una pregunta y terminar con la respuesta.

7. Escribe a menudo

Escribir a diario ayuda a un desarrollo mental que abre las puertas de tu imaginación hasta límites que ni siquiera te puedes imaginar. Hacer de la escritura un hábito te permite recopilar más ideas y pensamientos que pueden ser interesantes a la hora de escribir.

8. Todos necesitamos descansar de vez en cuando

Todos pasamos por épocas con mayor carga de estrés por distintos motivos. Cuando comiences a ver que todo lo que escribes es malo y que no tienes ideas para seguir con el relato, para. Tómate una hora, un día o una semana.

Despeja la mente y retoma la escritura cuando sientas frescura y fuerza: verás cómo fluyen las palabras por tu cabeza y tu mano escribe sin apenas pensar.

9. Lee en voz alta lo que has escrito

Una lectura en voz alta te dará una perspectiva necesaria de cómo está redactado un texto. Es un buen método para ver errores como palabras que se repiten, faltas ortográficas y tendrás otra visión de lo que escribes. Notarás si a alguna parte del texto le falta fluidez o si tus pausas son correctas. Si te quedas sin aliento al leer una oración, notarás que las comas y los puntos te llaman a gritos.

10. Al terminar, revísalo de nuevo.

Lo hemos puesto anteriormente, pero es que es fundamental que hagamos una revisión de nuestros textos una vez finalizados. Nosotros somos nuestros mejores críticos porque nos fijamos donde queremos hacer hincapié. No te canses de revisar tus obras, siempre hay margen de mejora.

¿Existen más consejos para mejorar la escritura?

Rotundamente, sí. Pero muchas veces varían en función del tipo de escritor y del tipo de escritura.

En España, por ejemplo, es importante tener cuidado con las conjugaciones verbales porque hay determinadas comunidades que al hablar se salen un poco de lo canónicamente correcto. ¿Que está bien dicho de su forma? Sí. ¿Que a un lector le puede parecer raro y no gustarle? También. Al final, nos debemos a nuestro público.

Evitar la construcción de frases pasivas cuando no se tiene dominada esta técnica también es importante. Este problema se presenta fundamentalmente a gente que ha estudiado nuestro idioma pero no es su lengua materna.

Como ves, escribir no tiene por qué ser difícil. Pero hay que fijarse bien en lo que se escribe y en cómo se escribe. Y revisarlo. Revisarlo las veces que hagan falta. Por ello, antes de ser escritor, debes ser un buen lector.

Escribir bien y bonito está relacionado con la autoedición, porque vas aprendiendo poco a poco y cada vez eres más crítico con lo que vas escribiendo. Este proceso es muy bonito y sencillo de hacer, además, los resultados tardan poco en notarse y es algo que motiva e invita a seguir mejorando nuestro estilo.

Y tu, ¿qué otros consejos usas para escribir bien?

Seguro que algún recurso hemos pasado por alto y puedes ayudarnos a completar esta guía de escritura para autores noveles. Tu respuesta será bienvenida y agradeceremos tus aportaciones.