Ecos de libertad: Reflexiones de un tigre encerrado.

Aquí yace mi espíritu, entre barrotes que no entienden de selvas ni de libertad. Soy el tigre de Bengala, señor de un reino que ya no existe, prisionero de una guerra que nunca peleé. Mis rayas, que una vez se confundían con la maleza bajo el sol abrasador, ahora adornan las paredes de este confinamiento, un lienzo estático para las miradas curiosas.

Reflexiono sobre los días en que el viento era mi cómplice y la tierra bajo mis patas era un tapiz de innumerables historias. Ahora, el eco de mis rugidos se pierde en el vacío, un lamento que no encuentra respuesta en la inmensidad de mi jaula de cemento.

Los humanos pasan y observan, algunos con una chispa de entendimiento en sus ojos, otros indiferentes a la tragedia que represento. ¿Ven acaso la sombra de lo que fui, o solo una sombra de lo que debería ser?

En la quietud de la noche, cuando los pasillos se vacían y el silencio se hace dueño del espacio, sueño con correr a través de los campos dorados, con sentir el pulso de la vida salvaje latiendo al unísono con el mío. Pero al amanecer, la realidad se impone con la frialdad del acero y el hormigón.

No pido lástima, pues la dignidad de mi especie no conoce de súplicas. Solo deseo que, al mirarme, comprendan que hay un mundo allá afuera donde mi espíritu aún corre libre, donde cada criatura tiene un propósito que va más allá de ser una mera exhibición. Y quizás, solo quizás, al reconocer esto, el hombre pueda ver la verdad que se esconde tras estos ojos ámbar: que la verdadera belleza de la vida no puede ser contenida.

En Donatexter trabajamos con la plataforma de Amazon usando su programa de afiliados donde, al adquirir productos a través de los enlaces de esta página, podemos recibir una pequeña comisión que nos ayuda al mantenimiento de la web.

Por tanto, en calidad de Afiliado de Amazon, Donatexter obtiene ingresos por las compras adscritas que cumplen los requisitos aplicables.

Importante: estas comisiones no te afectan en nada ni tienen un coste adicional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *