Inocencia perdida.

Un buen día, sin más, desapareció por aquel agujero en la puerta mi sabiduría infantil, y en mi mente desde entonces dejaron de habitar las hadas agitando su varita, las tacitas y teteras parlantes, y los candelabros y percheros bailarines .Los cuentos llenos de príncipes y princesas que me leían antes de dormir, ya no me hacían soñar con alfombras voladoras, Caperucitas y lobos feroces, ni con adorables abuelitas ni madrastras malvadas. Ya nunca volví a desear ir de excursión a una fábrica de chocolate, ni conocer en persona a una niñera con paraguas o a la mismísima Reina de Corazones. Desterré para siempre a los ratones dentistas, y a las mañanitas navideñas. Incluso los Reyes, los Magos, los «Padres Noeles» y su séquito de camellos y renos desfilaron hasta desaparecer y perderse para siempre por un camino de baldosas amarillas.Tan solo a veces, el olor de un desayuno de domingo con chocolate, churros y tostadas, o el sonido de una merienda de bocata y parque, me devolvían fugazmente esa inocencia perdida y jamás recuperada. En fin, creo que vi demasiado pronto a través de aquella cerradura en el pajar, que a los niños no les trae una cigüeña ni vienen de París, oh, là, là…

NOTA: en esta ocasión he acompañado mi texto de la ilustración de mi amiga Miriam Mirlo. Ella leyó estas líneas y se inspiró… espero que os guste…

En Donatexter trabajamos con la plataforma de Amazon usando su programa de afiliados donde, al adquirir productos a través de los enlaces de esta página, podemos recibir una pequeña comisión que nos ayuda al mantenimiento de la web.

Por tanto, en calidad de Afiliado de Amazon, Donatexter obtiene ingresos por las compras adscritas que cumplen los requisitos aplicables.

Importante: estas comisiones no te afectan en nada ni tienen un coste adicional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *