Dulce arena de mar.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...

Odiaba la arena. Odiaba tanto su textura como el color parduzco de cada granito que alfombraba la playa. Los odiaba uno a uno. Odiaba la arena siempre que salía del agua y ésta se pegaba a su piel provocándole desagradables picores. La odiaba cuando el viento le torturaba lanzándola contra su cuerpo a velocidad vertiginosa sintiéndolo miles de agujas minúsculas que se clavaban en su piel. La odiaba por la mañana, cuando almacenaba el frío de la amanecida y era como el cuerpo de un difunto: blanco, rígido y helado; la odiaba al mediodía, cuando el sol la convertía en tizones incandescentes que achicharraba las plantas de sus pies. Toda arena le producía repulsión, desprecio y ansiedad.

El día de su cumpleaños, sus familiares y amigos, deseando sorprenderle, le regalaron con todo cariño, un enorme y hermoso reloj de arena.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *