Ejemplos de comas mal puestas y trucos para no equivocarte.

Hoy seguimos con consejos básicos de escritura para autores principiantes. Vamos a tratar de hacer una guía muy fácil de entender para que puedas consultar en la práctica y te sea sencilllo aplicar a la hora de escribir.

Por eso, va a ser todo lo más esquemático y breve posible y estará acompañado de ejemplos para que se entienda todo.

Aprende a usar las comas correctamente.

En este post nos centramos en los errores más comunes y repetidos en diversos autores.

Comas mal usadas

Uno de los errores más comunes es encontrar comas mal usadas por estar en lugares incorrectos. Las llamo las comas que deberían ser comidas.

Coma entre sujeto y verbo

Por ejemplo:

Daniel y Juan, cogieron sus maletines y se fueron.

Los que firmaron aquella nota, estaban todos de acuerdo.

Cómo evitarla: 

Pregunta al verbo «¿quién?» para identificar el sujeto. Cuidado con las oraciones subordinadas sustantivadas que funcionan como tal, tampoco admiten esa coma fatal.

Coma entre «pero» y signo de exclamación o interrogación

Por ejemplo:

Pero, ¿está bien?

Pero, ¡coge la servilleta!

Cómo evitarla: 

Para esta coma no hay truco ni estrategia; simplemente, no la pongas. Es una de las comas que más habitualmente se usan de forma incorrecta.

Coma entre verbo y complemento directo

Por ejemplo:

Pedro quiso, que su hijo se comiera la galleta.

Permito, las cosas que haces, pero no me gustan.

Cómo evitarla: 

Pregunta al verbo «¿qué?» para identificar el complemento directo.

Aunque, en este caso, no es tan sencillo: existen varias excepciones:

  • Si existe una oración subordinada o un complemento circunstancial entre sujeto y verbo sí que se usa coma

Por ejemplo:

Lucía, a pesar de lo hablado, quiso darle una oportunidad.

Alberto, sin tener en cuenta su dolor, cogió la raqueta y se marchó a entrenar.

Adrián, con las botas de agua puestas y el impermeable bien abrochado, saltó en todos los charcos que encontró.

  • Si existe una oración subordinada o complemento circunstancial entre verbo y complemento directo también se usa coma

Por ejemplo:

Luis se guardó, justo antes de que el público mirara sus manos, el as en la manga.

Raúl aprobó, tras muchas dificultades, el examen final.

  • Después de «pero» si hay una oración subordinada o complemento circunstancial en medio de la frase también se usan las comas

Por ejemplo:

Pero, viendo lo visto, se quedará con hambre.

Pero, después de terminar el partido, se saludaron.

Pero, si quieres arreglar eso, tendrás que pagar.

No te olvides: si colocas la primera coma, debes acordarte de cerrar la oración subordinada o el complemento circunstancial con una segunda.

En resumen

El truco está en preguntar al verbo para identificar la función de cada sintagma y en fijarse si existe oración subordinada o complemento circunstancial entre medias.

Como ves, ha sido breve y sencillo.

Si se te ocurre alguna coma que deba ser comida más que no haya comentado, déjala en los comentarios. También podéis compartir ejemplos prácticos en los que tengáis dudas.

Si te gusta la entrada, deja un comentario. Si te surgen dudas, también.