Me gusta la fruta.

En un jardín prohibido, él la observaba con deseo mientras ella saboreaba la dulzura de una fresa madura. Con cada mordisco, sus labios le susurraban secretos prohibidos. La tentación era irresistible. Pronto, ambos se sumergieron en un festín de placer, explorando los rincones más íntimos del paraíso, donde las frutas no eran las únicas que se mojaban.

En Donatexter trabajamos con la plataforma de Amazon usando su programa de afiliados donde, al adquirir productos a través de los enlaces de esta página, podemos recibir una pequeña comisión que nos ayuda al mantenimiento de la web.

Por tanto, en calidad de Afiliado de Amazon, Donatexter obtiene ingresos por las compras adscritas que cumplen los requisitos aplicables.

Importante: estas comisiones no te afectan en nada ni tienen un coste adicional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *