¡S.O.S. LA TIERRA!

Tuve un pasado glorioso, donde el equilibrio de los tiempos llenaba mi cuerpo virgen de armonía. Por el corrían mis venas de torrentes dulces,puros,cristalinos; que daban vida a millones de formas vivas. Los sonidos naturales estaban en mi en miles de sonidos,coros y cantos inundando mi ser de una paz espiritual,santa, que me acercaba a mi acedor. Los estruendos naturales del universo no me conmovian, pues estaba bien fundada sobre cimientos incorruptibles que soportaban sus embates, fundiendonos en un abrazo que nos hacía aliados para hacernos más fuertes.

Di vida, por tiempos y tiempos inmemoriales, eternos, sin imaginar el futuro,pues la vida que en mi había era tan perfecta, que el mañana no existia. Pero un dia, una de aquellas formas de vida que de mi se había alimentado, fue envenenada con una peste llamada civilización, industria; la cual fue introduciéndose en mi como parásitos,como sanguijuelas con sus hachas y sus sierras,arrancando un pedazo de mi aquí, otro pedazo de mi allá carbonizandome luego.

No bastandole con esto, se aliaron con la tecnología en busca de un tal desarrollo. Fue entonces que los tiempos mudaron y el equilibrio comenzó a desaparecer huyendo la armonía,secándose el torrente de mis venas y las vidas que de ellas se alimentaban, hoy yacen moribundas o extintas . Ahora, unos pocos concientes de su error, luchan por mantener la poca vida que hay en mi; en mi nombre nacen organizaciones de las cuales algunas hipocritamente se lucran para promover mas la industria y la tecnología, mis más acerrimas enemigas.

Los sonidos naturales han desaparecido llevándose la alegría, asi como aquella magnífica paz espiritual. Ahora,, me desgarran sus sonidos, me asfixian sus olores y neblinas que brotan de sus fábricas y máquinas en espesas nubes, opacando el brillo que antes tenía el firmanento. Cubren mi verdor de quimicos, líquidos, cemento, asfalto y mugre. Taladran mi vientre buscando los tesoros de mis entrañas, destruyendo con ellos mis atezoradas venas azules con lo cual perecen otras miles de vidas multiformes.

¡Oh Pobre de mi ! ¿Hasta cuándo he de soportar todo esto? ¿Quien los detendrá de tanto afán criminal contra mi, y contra si mismos?

Ya las tormentas del universo no son mis aliadas, corroen mis cimientos y me arrastran en grandes masas destruyendome, debilitandome aún más, se derriten mis glaciares, el sol me calcina, voy secandome y quedando esteril, mi vida se me escapa y ellos… ¡Oh ellos! Todos parecen odiarme; ¿como si mía fuese la culpa de su autodestrucción?

¿ Porqué, porqué han hecho esto con vuestra madre tierra?

Ahora, ahora pienso en el mañana, en el futuro. No en el mío, no; en el de ellos , su futuro sin mi no existe.

En Donatexter trabajamos con la plataforma de Amazon usando su programa de afiliados donde, al adquirir productos a través de los enlaces de esta página, podemos recibir una pequeña comisión que nos ayuda al mantenimiento de la web.

Por tanto, en calidad de Afiliado de Amazon, Donatexter obtiene ingresos por las compras adscritas que cumplen los requisitos aplicables.

Importante: estas comisiones no te afectan en nada ni tienen un coste adicional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *