Gatos mirando la Luna.

Esa misma noche el sueño de Iker, ligero por una vida durmiendo en la calle, se vio interrumpido por un rasgueo de guitarras y la aterciopelada voz de un cantante. Con la manta terciada sobre el hombro como si fuera un pastor en una noche de invierno se aventuró escaleras abajo con intención de averiguar la procedencia del sonido. Según bajaba pensó para sí que al menos en su caso, la música siempre acompañaba al misterio.

Se asomó al balcón de la biblioteca y pudo ver que al fondo de la avenida  había un grupo de gente, un cuarteto de cuerda y un hombre de apariencia extravagante que le cantaba a una vela encendida tras las rejas de una ventana. Era un cantar triste, lento como lamento de animal herido y desgarrador, el hombre hablaba de su amada, un amor perdido y comparaba la soledad  de los que sufren una pérdida con morirse de sed en medio de un río. Iker, en su ignorante juventud, juzgó que era una comparación muy apropiada y sin saber por qué rompió a llorar, en silencio, apoyado en la balaustrada de piedra y mecido por lejana voz de aquel hombre.

– Dicen las ancianas junto a las fuentes que cuando algo nos hace llorar, ese algo no es el motivo sino un dolor pasado que sale a la superficie- Iker se sobresaltó de tal modo que casi se cae por el balcón, a pesar de su compacta figura el Chasquidos podía ser hombre muy sigiloso y en este caso lo había demostrado saliendo de la nada. Le tendió su pañuelo al muchacho- Veo que Guzmán te ha despertado, es hombre de costumbres, el pobre diablo.

– ¿A quién le canta , señor ?- Iker tenía la voz quebrada y se sonó ruidosamente mientras su protector se aclaraba la voz.

– Le canta a su Sofía, ella era hija de un prohombre, gentes de dinero. Era maestra, educada, dulce y muy inteligente, un día conoció a Guzmán, un guapo como nosotros, al servicio de otro ricachón- al muchacho no se le escapó el detalle de que su maestro ya hablaba de él como un guapo- los dos se entendían a la perfección , él la trataba como a una reina y ella hizo de él un mejor hombre, de entre todos nosotros fue el único capaz de «ahogar el puñal»- ante la expresión de duda de Iker el hombre aclaró-  Se trata del ritual por el cual un guapo deja el oficio, se lanza el puñal a un río y así uno «entierra» al lobo que lleva dentro, abandona su nombre bravo y vuelve a ser conocido por su nombre real. Eran felices, muy felices, siendo sincero debo decir que llegué a  envidiarlos, pero nada es eterno y la mala suerte siempre acaba por llamar a la puerta de todos. El padre de ella, enterado de que esperaba un hijo de Guzmán, mandó secuestrarla y llevarla al llano a los mercados de esclavos, valiente hijo de perra. En el camino, uno de los guardias que siempre había deseado en secreto a la hija de su patrón, trató de forzarla, ella huyó  y en el intento cayó del caballo hiriéndose fatalmente. La ira de Guzmán fue tan grande que mandó forjar un nuevo puñal y el rico y el guardia, aparecieron a los pocos días con una flor de sangre sobre el corazón. Desde entonces, ahogado ya su último puñal, cada primer jueves de mes, va a la que fue su casa a rondar a su amada, como hacen los jóvenes que aún tienen sueños y no han sentido la crueldad del mundo- Iker se fijó que ahora era el Chasquidos quien tenía los ojos empañados.

– ¿Por qué llora, señor?

– Yo también perdí a alguien, pero esa es otra historia- se le endureció el semblante- ahora a dormir, dejemos a Guzmán con sus penas, está velando a su amor como un gato mira la Luna y no sería respetuoso quedarse.

Más tarde aquella noche, Iker oyó un nombre con claridad en la silenciosa casona , ese nombre fue » Lucía».

En Donatexter trabajamos con la plataforma de Amazon usando su programa de afiliados donde, al adquirir productos a través de los enlaces de esta página, podemos recibir una pequeña comisión que nos ayuda al mantenimiento de la web.

Por tanto, en calidad de Afiliado de Amazon, Donatexter obtiene ingresos por las compras adscritas que cumplen los requisitos aplicables.

Importante: estas comisiones no te afectan en nada ni tienen un coste adicional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *