Reseña de Hellena de todas partes, de Gabriela Guerra Rey.

Moderna, Hellena de Todas Partes rescata de forma superior la novela epistolar para mostrarnos las hondísimas soledades que embargan a la mujer y al hombre del siglo XXI.

Portada de hellena de todas partes

Resumen de Hellena de todas partes

Hellena de Todas Partes es una novela de autor, íntima, que se va desnudando de a poco, junto con sus personajes, que nos desnuda con ellos, y que hunde la garra literaria allí donde los escritores de todos los tiempos han puesto su inspiración: el amor, la libertad, la muerte, la soledad, la derrota, la violencia, los tiempos modernos, la historia, el naufragio del hombre y de su civilización, en un constante cuestionamiento de las esencias de la vida.

Hellena —una joven treintañera, europea, rica y huérfana— y Tassos —un poeta griego venido a menos, amputado y exiliado en una buhardilla de París— comienzan un vínculo epistolar cuyos derroteros se irán armando con el viaje de ella por los mares del continente africano, y el de él por las letras —viajes interiores además—, hasta reconocerse ambos en sus insondables contradicciones, en sus abismos. Se comparten las aventuras, pero también las soledades, los miedos, la confianza y el amor, en su sentido transfronterizo y único.

En el famoso Cabo de Buena Esperanza, extremo del mundo por donde los conquistadores dieron la vuelta buscando la isla de las especias y descubrieron un continente, Hellena dará a luz un hijo: Constantino, y tendrá un amigo niño soldado: Makar. Ambos sucesos y esta cuarteta de personajes —interrumpidos a veces por otros personajes secundarios y el memorable turco Jodoroy, capitán del barco— cambiarán el curso de la historia, mostrándonos que también el destino es parte de la vida y de la muerte.

El camino hacia el final, Grecia, estará lleno de grandes acontecimientos que retardarán el soñado encuentro entre los protagonistas en la tierra de las bellas musas, los mitos helénicos y la inspiración. El desenlace sorprenderá al lector no en el común juego del cierre impactante, sino en la constancia de que la vida es un acto de amor, efímero e infinito, imposible de prever. La poesía será un artefacto de enunciación de esas soledades.

Reseña de Hellena de todas partes

Extranjeros en Arcadia

Toda historia, sea cual sea, es viaje o lucha.

Alberto Manguel

            La imposibilidad es un mar sobre el que puede nacer la hermosura. Esta imagen extraña, subyugante, no me abandonó un solo momento durante mi lectura de Hellena de todas partes. Una correspondencia, difícil de encauzar en términos de realidad pura y dura, cobra, sin embargo, el mismo sentido que el empeño de una vida. El anhelo de encontrarse con el otro es más fuerte que cualquier convención pretendidamente realista.  

            Tassos y Hellena, Hellena y Tassos se buscan, se hallan y se aman. Se descubren y disfrutan, en definitiva, en una distancia que cabe en un matasellos. Es la lumbrera, la ventanilla náutica abierta hacia lo desconocido. El ojo de la aguja que, no obstante, permite el tránsito hacia un universo personal. Ella, en contra de cualquier tipo de convención, es torbellino lunar, ave de paso, viajera incansable y cultivadora de rituales, desde el amor a la obsesión. Él, la parte masculina de esta singular pareja epistolar, es ancla sensible. Mientras ella recorre con su mirada y su existencia el orbe terráqueo, él permanece. Es la quietud. El hombre tranquilo que, por otra parte, bulle de pasiones sólo a veces soterradas. Su hogar es un París hermoso, pero herido por la experiencia propia y por mil otras cicatrices. Desde sus calles plenas de historia hasta los atentados yihadistas, pasando por unos habitantes sui generis, todo es pálpito y hallazgo calmo en su vida. Es algo así como la piedra a la orilla del río de Heráclito. El panta rei del mundo sucede, pero a él siempre le coge en el hogar. No por eso es menos hombre, menos viajero en sus sentidos, menos abierto a las artes o a la emoción. Tampoco deja de cambiar en su fuero interno. Ella le describe paisajes y gentes de medio mundo y él se transforma, catarsis renovadora, pues como un ave fénix resurge, una y otra vez, de sus cenizas.

            La historia que aquí se narra fluye como la vida misma. Se escapa y se desborda por los límites intangibles de la creación y de la propia literatura, esos que se sobrevuelan permanentemente sin llegar a asirlos nunca, para aterrizar en nuestra retina. Son pocos los temas que se quedan fuera de esta aventura. Es, por decirlo con una de las pasiones del maestro argentino por excelencia, un libro comparable en su belleza a Las mil y una noches. Cada carta esconde una trama mínima, una experiencia única e interconectada con el resto, pero también la promesa de una respuesta, la de un nuevo amanecer que obligue a un relato más. La autora, cual Sherezade moderna, logra encandilarnos hasta el alba, travestidos todos en sanguinario sultán hipnotizado por sus cuentos. Estamos ante una historia de historias, una tautología infinita que no tiene ni principio ni final. Es un juego circular en el tiempo, un viaje de dos almas que atraviesan la bruma para encontrarse sinfín.

            Quizá sea la carencia de ese tiempo lo que dé lugar a otra de las grandes reflexiones de estas páginas que ahora abres, lector. Se trata de revisitar a los clásicos, donde nada de lo humano es ajeno, para seguir navegando, pero con el viento de la tradición en la espalda. Desde los nombres, a las historias que entre ellos se cuentan, se produce aquí, lo queramos o no, un resignificado de las estructuras clásicas. Gabriela Guerra ejerce de mistagoga. Es decir, de aquellas sacerdotisas griegas encargadas de introducir al profano en cualquier rito. Así, ha construido un vínculo imposible. De una parte, encontramos una Ulises femenina y cultivada, metáfora quizá de la esencia desgarrante y soñadora que todos atesoramos. Por la otra, como si fuera el puente que cruza el cielo sobre el Bósforo, aquel que une las lindes europeas y asiáticas de la ciudad infinita que es Estambul, enlaza con un hombre isla llamado Tassos. Aquel era traductor, como también lo fue el poeta del mismo nombre que tradujo, entre otros, a Borges a la lengua madre del Mediterráneo. Es una metaliteratura de altos vuelos que navega sobre ficciones pequeñas, como mensajes lanzados al mar en una botella.

            De los mitos que construyeran hombres, dioses y semidioses para explicar lo inexplicable caminamos hasta, por ejemplo, los horrores de la reciente historia europea. Nazismo y terror pirático, ese que ha sobrevivido en los estratos del tiempo en ciertas zonas del planeta. Todo cabe en estas letras. Kavafis y su Ítaca, los sabios ingleses que recorrieron las islas del Egeo, Kazantzakis y otros tantos pueblan este viaje enmarcado en la galaxia de la exploración íntima y el descubrimiento humano. Tras surcar los mares de la alteridad sólo queda volver a los abismos de uno mismo. Probablemente más sabio, pues desde nacer todo es viaje, pero seguro distinto. Ahí quizá hallemos sentido a las palabras de la poeta del dolor, Elvira Daudet:

“Mas no temas, los bárbaros no vienen,

siempre estuvieron dentro: sois vosotros.”.

Reseña escrita y cedida por el conocido prologuista y escritor Juan Laborda.

Comprar libro

SOBRE LA AUTORA DE HELLENA DE TODAS PARTES

Gabriela Guerra Rey

Escritora Gabriela Guerra rey

Gabriela Guerra Rey nació en Cuba en 1981 y reside actualmente en México. Es escritora, periodista, maestra de escritura creativa y editora.

Su primera novela, Bahía de Sal, ganó el premio Juan Rulfo en 2016, y ha sido publicada en España, México (Huso) y Argentina (Qeja).

Es autora, también, de Monte y ciervo herido (divulgación científica, editorial Gente Nueva, Cuba, 2010). Nostalgias de La Habana, Memorias de una emigrante, (Südpol, Argentina, 2017). Luz en la piel, cinco voces de mujer (Huso, España 2018). Los amores prohibidos de la muerte (Huso-España, 2019) y varios libros de cuento inéditos y antologías. Actualmente cursa una Maestría en Letras Latinoamericanas en la UNAM, México.

dherediafraileshotmail-com
Author: Donatexter

Amante de la lectura y aficionado de la escritura





En Donatexter trabajamos con la plataforma de Amazon usando su programa de afiliados donde, al adquirir productos a través de los enlaces de esta página, podemos recibir una pequeña comisión que nos ayuda al mantenimiento de la web.

Por tanto, en calidad de Afiliado de Amazon, Donatexter obtiene ingresos por las compras adscritas que cumplen los requisitos aplicables.

Importante: estas comisiones no te afectan en nada ni tienen un coste adicional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *