¿Te sueno?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...

Siempre había ido dando tumbos, golpeándose a cada paso que daba y, sin embargo, era incapaz de salir de su círculo de confort. Para la gente de fuera, era prácticamente invisible, aunque, si prestaban atención, podían escucharle varias veces al día intentar escapar de su cruel destino. Al nacer, pudieron moldearle como una valiente espada o como un protector escudo, pero tuvo que conformarse con ser badajo y hacer sonar las campanas.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *