Autor del texto: Foolhill86

Un auténtico animal en todo lo que hacía

Era más desconfiado que un lobo, por eso dormía siempre con un ojo abierto, como un delfín. Y para aprovechar al máximo su vida, tenía los horarios de sueño de una jirafa: 7 minutos al día y de pie para no perder el tiempo en tumbarse y levantarse. Pese a todo, no era una persona muy soñadora y le gustaba ir con la piara para no mirar el cielo. Daba largos paseos y su récord fueron 600 voltios un día, como una anguila. Pero eso no le impedía estar siempre atento y tener vigilado todo a su alrededor, mirando siempre los 360º como un búho y, gracias a eso y a su bigote gatuno nunca se perdía en la oscuridad. A él le habría gustado no dormir como las hormigas, pero el día que lo intentó, acabó durmiendo 22 horas seguidas como un koala. Con la majestuosidad de un león, siempre quiso tener sangre azul, pero la suya era blanca como la de un triste grillo. Su voluntad era tan férrea como una tela de araña y, cuando tenía que hacer algo que no le gustaba, cerraba los ojos y se lo tragaba como un sapo. Es normal que no fuera una persona dulce, ya que no podía saborearlo como los gatos. Podía escuchar la vocecilla de sus hijos a 16 kilómetros, como un lobo y no oír nada si no le interesaba como una serpiente. Se murió sin quererlo, por eso estuvo su organismo funcionando las 2 semanas siguientes, irónicamente, como le pasa al perezoso. Pero, pese a que perdió la cabeza, por lo que murió fue por hambre y sed, como una vulgar cucaracha. Siempre daba la sensación de tener algo que decir, porque nunca cerraba del todo la boca, como un cocodrilo sin labios. Es una persona que nunca caerá en el olvido porque, más que un gran corazón, parecía que tenía 10 como las lombrices. Dicen que algunos hombres tienen el corazón y el cerebro en otros sitios, pero él era tan bueno que tenía el corazón en la cabeza, como un camarón. Pese a todo, su repercusión en el mundo fue mínima, nunca tendrán eco sus palabras, como no lo tienen los graznidos de los patos. Seguramente se deba a que pasó por la vida andando sobre las puntas de sus pies, como los elefantes.


Página: /
Etiquetas: animal, animales, Fecha de creación: 2020-05-14
8 6 0
¡Califica ya este texto!
Facebook Twitter

Tabla de comentarios

Dani H

mas prueba

Autores relacionados

x
This website is using cookies. Más info. Acepto