Autor del texto: Los_versos_del_bardo

"Sangre por sangre"

    
Los romanos habían caído en la trampa, una sencilla emboscada aprovechando la estrechez de la senda en un recodo concreto. Los astures cargaron contra  las dos cohortes de legionarios veteranos que formaban en cuadro protegiendo al legado  Marco Carisio y el carro de oro extraído en aquellas montañas que llevaban camino de la lejana Bética. 
Gasus el adalid de aquellos montañeses estaba embriagado por la acuciante sed de la batalla que como si fuese una bestia aullaba en los oídos de aquellos elegidos por los dioses y los convertía en seres sobrehumanos durante unos instantes . Cortaba cabezas, manos , brazos, rompía dientes con el borde de su caetra y cada muerte que causaba le hacía reír de tal manera , con la faz torcida en una mueca horrible que incluso los más aguerridos romanos sentían como un escalofrío recorría su espalda. Aún a pesar de que los destrozos que causaron las dos andanadas de pilum las recias jabalinas romanas, los astures se habían rehecho con rapidez cargando varias veces contra los romanos y estos, aún a pesar de emplear sus afilados gladios con la eficiencia de quien siega mieses , empezaban a flaquear, pues cuando dos oponentes se enfrentan con armas de igual calidad, el más obstinado y salvaje suele resultar vencedor.
Carisio y sus aduladores observaban bien resguardados en el centro de la formación como se desarrollaba la cada vez más evidente derrota. Desde su privilegiado puesto pudieron ver como varios de los legionarios eran literalmente masacrados como toros en un sacrificio por un extraño guerrero, ni demasiado grande no demasiado pequeño, de brazos largos , cada milímetro de su cuerpo era pura fibra surcada de una ingente cantidad de heridas que habrían dejado incapacitado a  cualquiera pero no a él, seguía matando con el pelo y la barba apelmazados de sangre seca en un mar de carcajadas histéricas. Ante semejante vista, los oficiales desenvainaron las espadas, más por evitar que las manos no les temblasen que por profesionalidad.
La caetra se hizo astillas contra la mandíbula de un romano y Gasus la desechó mientras escupía sobre el cadáver, el resto de guerreros se afanaba en cortar las manos derechas y las cabezas de sus enemigos, un preciado botín entre los de su pueblo. Sin darse cuenta había penetrado tanto en la formación romana que había alcanzado el centro, allí donde estaba el legado y sus hombres de confianza junto con el signifer, que portaba el estandarte de alguna centuria cuyos hombres ya eran pasto de los cuervos. Era un hombre grande , escogido a propósito para intimidar  cubierto por cota de malla y una enorme piel de oso.

El signifer Crixo era un galo transalpino que había alcanzado uno de los más altos honores que podía tener un soldado de Roma y mientras tuviese fuerza para empuñar una espada ningún guerrero le privaría de obtener su recompensa. Le vio cargar contra él , más bestia que hombre mientras aún plantaba el estandarte en el suelo y desenvainaba su espada con un movimiento fluido. Se tenía a sí mismo por un hombre rápido pero la velocidad del montañés lo dejó perplejo cuando descubrió que aún a pesar de haberlo esquivado, la tosca hoja que blandía le había dejado un corte en el rostro.  

Decidió mantenerlo alejado con amplios mandobles, buscando al mismo tiempo partirlo por la mitad, pero Gasus cargó una vez más sin importarle el peligro y logro enterrar su espada en las tripas de aquel descomunal norteño. Cuando fue a sacarla para repetir la operación descubrió que estaba atacada y en una fracción de segundo antes de que el otro pudiera aprovecharse de ello, le hundió los colmillos en el cuello varias veces destrozándole la yugular . Allí se quedó tendido sobre su enemigo vencido mientras los otros apresaban a los oficiales que esa misma noche serían sacrificados a los dioses.

Página: /
Etiquetas: histórico, Fecha de creación: 2021-04-06
14 0 0
¡Califica ya este texto!
Facebook Twitter

Tabla de comentarios

¡Aún no hay ningún comentario, sé el primero!

Autores relacionados

x
This website is using cookies. Más info. Acepto