Tipos de novelas.

Cuando hablamos de clases de novelas, te puedes encontrar con una clasificación de las novelas según distintos parámetros. Por ejemplo, según el tema podemos encontrar libros de amor, de ciencia ficción, detectivescos, de aventuras… Además, estos temas se pueden entrelazar y haber más de uno en cada obra. También se pueden dividir por la longitud de la narración, por los tipos de narrador, etc.

Se pueden hacer dos clasificaciones más clásicas y otra un poco más específica a nivel literario. Las dos primeras hacen referencia a la segmentación que enfrenta a las novelas comerciales con las literarias y a las novelas ficcionales con las de hechos reales.

Después de estudiar estas dos clasificaciones, te mostramos un resumen de todos los tipos de novela que hay centrándonos en los géneros literarios que existen, que es la clasificación lingüística más canónica.

Los principales tipos de novela

Tipos de novelas hay tantos como libros. Cada libro es un tipo de novela en sí, porque ninguno es igual que otro y cada uno tiene sus particularidades.

Y es lógico, porque los escritores y las escritoras usan todas las herramientas literarias que tienen a su alcance, siendo los elementos de los distintos géneros literarios una gran ayuda a la hora de seducirnos con su historia y con su forma de contárnosla.

Antes de empezar a hablar de estos géneros literarios, vamos a diferenciar las novelas según el tipo de mercado objetivo que se han fijado, o sea, si son novelas artísticas o novelas comerciales.

Después, trataremos la clasificación de las novelas en función de la veracidad de los hechos que narran, es decir, si están basadas en hechos reales o si son novelas de ficción.

Novelas literarias y novelas comerciales

Cuando un autor escribe un libro, puede tener dos objetivos claros: generar muchas ventas o convertir esa novela en un clásico contemporáneo. Estos objetivos son independientes del género literario y de todo lo que rodea al libro. Así, esta distinción se hace en función de su objetivo de ventas.

Por tanto, las novelas que están dirigidas a triunfar en el mercado tienen el objetivo de conseguir muchas ventas, dejando en un segundo plano lo demás. Esto no quiere decir que no tengan calidad o que estén mal hechas, pero te das cuenta de que una novela comercial a veces se ve empujada por la editorial para que se publique antes de lo que desearía el autor o con unos parámetros que no serían los elegidos inicialmente. Un claro ejemplo se ve con las novelas que son un éxito y se ven empujadas a tener una segunda parte o más. Se empieza a exprimir un gran éxito en detrimento de la calidad del original. Estas obras, conocidas como «best sellers» (cuando alcanzan un número muy elevado de ventas) pueden pertenecer a cualquier género literario. En la sociedad capitalista y de consumo en la que vivimos, se puede triunfar desde muchos enfoques distintos.

Por otro lado, están las novelas literarias. Éstas buscan el buen hacer, el talento y acercarse lo más posible a convertirse en una obra de arte. No buscan conseguir las ventas de las novelas comerciales y sí el reconocimiento por parte del mundo literario.

Esta clasificación no es excluyente, ya que una novela convertida en obra de arte puede convertirse en un gran éxito y llegar a ser un best seller y viceversa. La calidad y el éxito no siempre van de la mano, pero pueden hacerlo.

Novelas basadas en hechos reales y novelas ficticias

Dependiendo de la veracidad de los acontecimientos, las novelas pueden ser consideradas como novelas ficcionales o basadas en hechos reales. Al igual que pasa con la anterior clasificación, este tipología de novelas no hace referencia a géneros como tal, sino a si es cierto o no lo que está escrito en ellas.

Las novelas ficticias cuentan historias y hechos que jamás han ocurrido en la realidad, siendo todo producto de la imaginación del escritor. Estas novelas pueden pertenecer a cualquier tipo de género literario: de ciencia ficción, detectivescas, románticas, eróticas…

Por otro lado, las novelas basadas en hechos reales narran eventos que sucedieron en el pasado, contando los hechos y las historias como realmente fueron. Hay que tener en cuenta, que una novela, aunque esté basada en hechos reales, siempre tendrá partes que sean invención del autor. Es el momento histórico y los acontecimientos paralelos a la historia lineal de los personajes lo que se trata con mayor fidelidad a la hora de narrarlo para acercarse a lo que sucedió realmente. Por regla general, estas novelas suelen ser históricas, autobiográficas o epistolares, aunque también pueden pertenecer a otros géneros. No hay que confundirla con la novela realista.

Tipos de novelas según el género

Tener en cuenta los géneros de las novelas es una de las maneras habituales de clasificar estas obras. Fijándonos en este criterio, veamos cuáles son los tipos de novelas.

Novela realista

Se trata de una novela típicamente usada a mediados del siglo XIX, donde es importante destacar que no es lo mismo que una historia basada en hechos reales.

La novela realista se caracteriza por tener una narración en la que se refleja fielmente la realidad de los sucesos y las circunstancia en distintos contextos sociales. El otro punto característico de este tipo de narración se sostenta en la objetividad del autor para describir la realidad y exponer al lector las situaciones con una visión lo más neutra posible.

Algunos ejemplos que seguro que conoces son:

Novela corta

Al no estar definidas las métricas en la extensión de un cuento o de una novela extensa normal, nos encontramos con que la novela corta está entre los dos gigantes de la narración por excelencia. Comparte los mismos elementos que la novela, pero los personajes, los lugares, la trama y las descripciones son mucho más breves y menos desarroladas debido a que su extensión es menor.

Ejemplos de novela corta conocidos son:

Novela epistolar

Las novelas epistolares cuentan una historia a través de distintos documentos como cartas, telegramas, diarios o emails, entre otros. Tradicionalmente, este tipo de novela suele estar hecho por cartas, aunque la tendencia en los últimos tiempos es que los emails van cogiendo fuerza.

La narración se hace en tercera persona, aunque la redacción es similar a una autobiografía porque, al usar documentos personales, el narrador es parte del relato. Principalmente se caracteriza por su carácter íntimo, real, sincero y por presentar una situación conflictiva de forma elocuente.

El mejor ejemplo de novela epistolar es «Drácula», de Bram Stocker, considerada la obra más importante del género. Otras novelas que pertenecen a este género son:

Novela histórica

Las novelas históricas cuentan, describen y muestran al lector los eventos de una época pasada con una importancia histórica relevante. Para considerarse novela histórica, los hechos contados deben pertenecer a un tiempo anterior, no basta con escribir cosas que ocurrieron ayer o hace tres años, ya que esos períodos se consideran de la misma época.

La intención del autor es recrear y revivir hechos históricos, transformando en esos eventos a las personas reales de aquel momento en personaje de la obra, donde no siempre actúan siendo fieles a la realidad, ya que pueden incluirse situaciones ficticias dentro de la historia real. Lo importante es que la historia gire en torno a un momento histórico real.

Algunos consejos que te ayudarán a escribir una novela histórica:

  1. Elegir correctamente la época, el momento y el lugar en el que quieres desarrollar tu novela.
  2. Sumergirte entre libros y documentación de la época para ambientar correctamente tu historia. Después, tendrás que elegir con qué te quedas y qué eliminas.
  3. Caracterizar minuciosamente a los personajes en ese entorno.
  4. Ambientar los lugares en los que se desarrollan las escenas, teniendo en cuenta cómo eran.

Claros ejemplos de novela histórica son:

Novela autobiográfica

Las novelas autobiográficas son aquellas en las que el autor cuenta su propia vida. En ellas, el autor cuenta los momentos más relevantes de su vida, siendo los más habituales los logros y los fracasos, sus amores, sus pérdidas y enfermedades. Muestra al lector su lado más íntimo y personal, desnudándose narrativamente.

Novelas clásicas autobiográficas son:

Novela de formación

Este género de procedencia alemana («Bildungsroman»), estudia el desarrollo emocional y psicológico de un personaje a lo largo de la historia que se narra, generalmente llegando a una evolución mostrada al final de la obra.Se suele dividir en tres etapas: juventud, peregrinación y perfeccionamiento. Esto no quiere decir que se cuente la historia de un personaje desde que nace hasta que muere, puede ser un determinado período más o menos largo en el cual se puede apreciar esa evolución emocional.

Este género tan curisoso que quizás no conocías tiene obras que seguro que has leído como son:

Novela de ciencia-ficción

Las novelas de ciencia-ficción nos transportan a un mundo hipotético, en el que han sucedido unos sucesos que han llevado a que el mundo se encuentre en ese punto. Suelen tener una base tecnológica o moral, donde suele hacer que el lector se plantee hacia dónde va actualmente el mundo.

Estas novelas suelen partir de la pregunta: «¿qué pasaría si…?» y, a raíz de ahí, se crea todo el contexto en el que ha desembocado. Los temas más comunes son los viajes espaciales, la extinción, el fin del mundo y la inteligencia artificial.

Para escribir un buen libro de Ci-Fi te vendrán bien estos consejos:

  1. Te debes basar en el pensamiento científico para justificar tu historia(no confundir con qué lo que escribes sea científicamente cierto).
  2. Debes especular con posibles situaciones y soluciones.
  3. Los temas que elijas para abordar en la obra deberían ser de actualidad para ofrecer reflexiones al respecto.
  4. Usar un lenguaje adecuado al tema que vas a tratar.
  5. Debes contar una historia que será la que aborde los temas científicos.

Las novelas de ciencia ficción suelen ser grandes éxitos y, muestra de ello, podemos encontrar obras de arte como:

Novela distópica o antiutópica

Las novelas distópicas se ambientan en un futuro en el que la evolución ha creado nuevas sociedades mucho más avanzadas, pero que en el transcurso de la historia, irán mostrando defectos que harán que esa sociedad tan aparentemente mejorada se desquebraje. La perspectiva de estas novelas suele ser un poco catastrofista, de ahí que se llamen antiutópicas. Aunque no siempre lo son, estas novelas suelen ser de ciencia ficción.

Como ejemplo de novela distópica, tenemos verdaderas obras de arte que nos muestran cómo son este tipo de novelas:

Novela utópica

Las novelas utópicas son la contraposición de las novelas distópicas. En este tipo de novelas, se presentan sociedad perfectas en las que todo funciona como debería.

Este género nación con la novela “Utopía”, de Tomás Moro. Otros ejemplos de novelas utópicas recomendables son:

Novela de fantasía

Las novelas de fantasía transcurren en mundos imaginarios, habitualmente acompañados de seres fantásticos y rodeado de un aura mágico. Por eso, es normal encontrar personajes como magos, hadas o brujas.

Algunos consejos que os ayudarán al escribir una novela fantasiosa son:

  1. Elegir un argumento que atraiga y sea novedoso.
  2. Cuanto más te alejes de lo convencional, más te acercarás a ti lector si el tema es bueno.
  3. La magia es mágica. A todo el mundo le gusta la magia y más si se adentran en una novela de fantasía. Úsala con sentido común y proporción: no permitas que destruya por arte de magia tu obra.
  4. Crear un mundo que llame la atención y que el lector desee conocer. El mundo del Señor de los anillos es un gran ejemplo.

Algunas libros fantasiosos (reconvertidos algunos a sagas por su gran éxito), son:

Novela detectivesca

Hablar de novelas detectivescas es hablar de Agatha Christie y de Arthur Conan Doyle. Los personajes que suelen protagonizar estas obras suelen ser policías, detectives o personajes muy sagaces capaces de desvelar los misterios más enigmáticos. Suelen abordar, como eje central, temas como asesinatos, robos o desapariciones.

Algunos consejos para escribir una buena novela policíaca.

  1. Los casos criminales que más llaman la atención son los asesinatos, aunque no debes olvidar las desapariciones. La desaparición es un tema que tiene al lector en vilo y le da cierta angustia en determinados momentos hasta que aparece la persona desaparecida.
  2. Un personaje que tenga talento como investigador. Al final, la historia la va a resolver él.
  3. La escena del crimen es una de las partes más importantes de la novela. Llevar al lector al escenario del crimen y que lo pueda ver y sentir es algo que se valora muy positivamente.
  4. Por supuesto, todo debe quedar resuelto al final de la novela.
  5. Un poquito de violencia ayuda a mantener la atención del lector.

De todas las novelas de Agatha Christie destacan:

Y de Conan Doyle:

Novela pulp fiction

La novela Pulp fiction es un género típico de principios del siglo XX que era usado despectivamente para despreciar a las obras con menor relevancia que leía el pueblo llano.

En realidad, se trata de un formato de libro y no de un género literario como tal, ya que este tipo de novelas puede pertenecer a cualquier género literario. Este formato de libro era muy económico, de ahí que fuera usado por las clases más bajas.

Un ejemplo de novela de Pulp fiction es:

Novela de terror

Las novelas de terror son aquellas que tienen el miedo por bandera. Su característica principal es la narración de historias tenebrosas, donde lo oscuro, lo tétrico y lo inusual hacen que el lector llegue a congestionarse en momentos determinados. Si igual que ocurre con las películas de este tipo, despiertan sentimientos que, no siendo agradables, tienen un magnetismo que atrapa al lector y le engancha hasta que termina la historia. La combinación exacta de morbo y curiosidad hacen un combo insuperable para ese tipo de lectores.

Consejos que debes tener en cuenta si quieres escribir un libro de miedo:

  1. Los miedos más comunes son los que mejor funcionan con el público. Hay muchos estudios que demuestran que la población en general tiene miedo a determinadas cosas por una mezcla de muchos factores: por nuestra propia naturaleza, por la sociedad, por el momento… En este aspecto es mejor que no innoves mucho.
  2. Los escenarios en los que se desarrolla la trama deben estar rodeados de un ambiente de congoja e incertidumbre: todos los elementos sirven para atrapar al lector.
  3. Un lenguaje sugerente que permita que la imaginación del lector entienda sin leer o piense sin saber a ciencia cierta.
  4. Introducir al lector a lo desconocido. Cuando te encuentras en una situación que no has vivido antes, te sientes indefenso y eso te mantiene intranquilo.
  5. Jugar con el suspense y con el lector. Puedes «vacilarle» y hacerle pensar que la historia va a ir por un sitio y crear un giro inesperado.

Los escritores más relevantes dentro de la literatura de terror son Stephen King y Howard Phillip Lovecraft.

Las novelas imprescindibles de Stephen King son:

Y los libros de miedo más importantes de Lovecraft son:

Novela de misterio

Las novelas de misterio son las hermanas mayores de las detectivescas debido a que, como mencionábamos antes, los libros detectivescos son de misterio, pero los de misterio no son todos detectivescos.

Las tramas suelen centrarse en algún crimen que debe resolver el protagonista o en fenómenos paranormales. Los libros de misterio más conocidos son:

Libros de misterio que te recomendamos son:

Novela gótica

En las novelas góticas podemos encontrar un popurrí de elementos de terror, sobrenaturales, misteriosos y oscuros. Por tanto, son una mezcla entre los géneros de terror, de misterio y fantásticos. Los temas no suelen ser muy optimistas, ya que suelen tratar la muerte, las tragedias y la decadencia en general.

Suele estar ambientado en lugares pintorescos como casas embrujadas, cementerios, castillos, bosques perdidos o colegios abandonados. Los personajes suelen tener un perfil alejado a los estereotipos sociales y que un aura de rareza.

Las mejores novelas góticas y las más conocidas son:

Novela de vaqueros

Los westerns (novelas de vaqueros para los hispano hablantes), son libros ambientados en el lejano Oeste, en Estados Unidos. En ellos, se narran historias acontecidas en el siglo XIX, centradas en la lucha de los americanos «blancos» contra los mal llamados «indios», los aborígenes americanos. Popularmente se las llama novelas de indios y vaqueros.

Lugares típicos en los que se desarrollan las historias son los fuertes, los ranchos, los campamentos indios o los típicos pueblos del lejano oeste donde siempre había duelos a muerte con pistola.

Un ejemplo de este género americano es “El virginiano” (1902), de Owen Wister.

Novela picaresca

Las novelas picaresca cuentan las aventuras y desventuras de un personaje alejado de los ideales del típico protagonista con buenos valores. Estos personajes son astutos, irreverentes y con una audacia por encima de los demás. Es fácil de adivinar que su nombre se debe a la picaresca de estos pequeños antihéroes.

Los protagonistas suelen darse a la mala vida, aunque no siempre en contra de la sociedad. Su objetivo es criticar las costumbres de esa época (a lo largo del siglo XVI) y de ese lugar usando la sátira como arma arrojadiza.

Si en algún país destacó especialmente, ese fue España: el país de la picaresca. Cuando se habla de picaresca, inevitablemente nos viene a la cabeza el libro por excelencia: «El lazarillo de Tormes» que fue la primera novela de este estilo y con autor anónimo. Pese a esto, fueron las obras de Mateo Alemán las que popularizaron este género.

Otras dos novelas imprescindibles que no necesitan carta de presentación son «La vida del Buscón», de Francisco de Quevedo y «El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha», de Miguel de Cervantes.

Novela satírica

Las novelas satíricas tienen un objetivo claro: ridiculizar algo para cambiar la opinión del lector al respecto. Lógicamente, la novela está impregnada de la opinión del autor y es muy usual que acabe la obra con una propuesta del autor para mejorar ese aspecto desde su punto de vista. Las críticas habitualmente tienen como diana la política y las estructuras sociales.

Se usan distintas técnicas, como la exageración, la reducción hasta lo absurdo o el uso de la caricatura.

Algunos ejemplos de novelas satíricas son:

Novela de aventuras

En las novelas de aventuras se cuentan historias donde el protagonista viaja a lugares desconocidos y vive, como no podía ser de otra forma, formidables aventuras. Es característico que el viaje sea largo y lleno de peligros. Además, suele tener un trasfondo amoroso y un final feliz.

El protagonista es valiente y se enfrenta a todos los misterios y problemas que se presentan durante la aventura. La acción y una trama trepidante son básicas en este género para conquistar al lector.

Algunos ejemplos de este tipo de novelas son:

Novela romántica

Las novelas románticas giran en torno a una historia de amor donde, casi siempre, termina con una feliz final. A lo largo del libro se van describiendo las emociones de los distintos personajes y de sus amores,mostrando al lector cómo empieza ese proceso de enamoramiento y su evolución hasta que la relación se consolida.

Entre las novelas románticas más destacables nos encontramos con:

Novela caballeresca

La novela caballeresca nació en el siglo XV, en pleno apogeo de los caballeros y su inseparable honor. Se caracterizan por ser libros que relatan las hazañas de estos caballeros que se enfrentan a enemigos y no dudan en ir a sangrientas y violentas guerras, creando gestas recordadas durante siglos,con las que demuestran su valía.

Siglos después, Miguel de Cervantes utilizó su ironía para desmitificar los libros caballerescos con la publicación del Quijote, que además de ser considerada una de las mejores obras literarias de la historia, es una inteligente parodia de este género.

Entre las novelas de este honorífico género, encontramos:

Novela alegórica

Las novelas alegóricas, quizás, son las más complejas. Se sirven de una historia principal para referenciar otra situación que suele ser el objetivo del autor para criticarla. Estas críticas suelen pertenecer al ámbito religioso, político, social, histórico o, incluso, filosófico.

Su lectura es algo más enrevesada que las demás, porque hay que leer entre líneas para entender el significado global de lo que el autor nos está transmitiendo. Para escribir una novela alegórica, por tanto, hay que ser capaz de tener una mente muy abierta con la que poder contar distintas cosas a la vez y mezclarlas de tal forma que parezca que sólo es una.

Algunos ejemplos de este peculiar género son:

Novela erótica

El género de la literatura erótica está de moda y es imparable. En cambio, es de los más complicados de escribir adecuadamente. Existen muchos límites, no literarios, pero sí humanos. Por ejemplo, el límite de la excitación es distinto para cada persona y el peligro de sobrepasar el erotismo y llegar a la pornografía es grande. Además, en otra arista tenemos el lenguaje, que puede ser provocador o pasar el límite y cruzar al pantano de lo soez, lo obsceno y lo grosero o insultante. Todo lo que cruza esos límites, deja de ser un libro erótico para convertirse en otra cosa.

Este tipo de novela debe seguir una estructura como todas las demás y contar una historia, debidamente complementada con sus personajes. El objetivo de este tipo de libros es excitar al lector y erotizar su mente, pero la base sigue siendo una historia fuerte que mantenga entretenido al lector en las escenas que no tengan ese acento tórrido. El erotismo no puede ser una constante en tu libro, deja descansar la mente del lector.

Unos consejos prácticos que te ayudarán con toda seguridad a escribir un libro erótico son:

  1. El arte de sugerir y no enseñar.
  2. Provocar y romper prejuicios y tabúes sin exceder los límites antes mencionados. Conseguir satisfaces los deseos sexuales más sensuales y promiscuos.
  3. Mantener viva la historia y no centrar el libro en encuentros sexuales.
  4. Fantasea junto a tu lector. Haz que su imaginación remueva sus instintos sexuales más escondidos y lúdicos y que disfrute con cada situación como si la estuviese viviendo.
  5. La sensualidad es un arma más poderosa que la sexualidad: excita, provoca y seduce.
  6. Utiliza escenas cotidianas y personas normales y corrientes. Introduce al lector en un mundo alcanzable y ordinario donde ocurren cosas extraordinarias.
  7. El placer es un derecho, házselo saber y sentir a tu público.

Las mejores novelas eróticas que hay, para nuestro gusto, son:

Otros géneros de novela

Pero esta clasificación no es algo cerrado e inamovible. Es más, hay obras que no se pueden incluir en ninguna de estas categorías. Por ejemplo, hay libros en los que el lector puede elegir los caminos que va tomando la historia. Dependiendo de esas elecciones, el libro puede ser una novela romántica o una novela dramática. También hay otros tipos de libros en los que los fans crean historias de otros libros, películas, series o, incluso, videojuegos: los conocidos como fanfics.

Además, siempre, siempre, siempre hay que tener en cuenta que los géneros literarios lo único que hacen es agrupar los distintos fenómenos literarios. Por tanto, las novelas no dependen de los géneros, sino todo lo contrario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.